Empieza de Cero

Tratamiento de las deudas que prescriben en la Segunda Oportunidad

Hay muchas maneras de contraer una deuda. Pero en todos los casos, lo correcto, y lo que marca la Ley, es resolver la deuda en el plazo establecido o en un tiempo razonable. En los casos de insolvencia o sobreendeudamiento es importante saber qué deudas han prescrito y, por lo tanto, cómo es este proceso de prescripción.

¿Qué pasa cuándo las deudas prescriben?

Es importante que sepas que no todas las deudas son iguales. Es decir, no es lo mismo la deuda de derecho público (por ejemplo Hacienda) o que sea una entidad financiera o de crédito (por ejemplo un banco).

Cada entidad funciona de una manera diferente y sus condiciones no tienen por qué ser las mismas. Lo que no cambia en ningún caso es el Código Civil.  En su artículo 1961, deja claro que las deudas «prescriben por el tiempo fijado por la ley». Por lo que, toda deuda una vez alcance el periodo máximo legal estipulado, prescribirá, y no podrá ser reclamada.

¿Qué condiciones tienen que darse para que una deuda prescriba?

Hay muchos tipos de deudas, y aunque existe un periodo máximo (por ejemplo de cinco años para la extinción de deudas sin un plazo concreto especificado). Existen dos condiciones que se tienen que dar para que una deuda prescriba:

  • Que el acreedor no se haya puesto en contacto con el deudor, por medio del envío de una carta o de un requerimiento notarial, para exigir el pago de la deuda.
  • Que el deudor no haya aceptado ni reconocida de forma explícita que la deuda es suya.

Entonces, ¿Cuándo prescribe una deuda?

Vamos a ilustrarlo con los periodos de tiempo más habituales:

  • 4 años.
    • MultasEs importante recalcar que, en el caso de las multas, existe la deuda de la multa como tal y la deuda que se genera por esa multa. Es decir, si se te comunica que tienes una multa y no la pagas, se irán generando unos intereses que deberás de pagar adicionalmente a la cantidad de la multa. La administración tiene entre tres y seis meses para comunicarte que tienes una multa por una infracción de tráfico. Una vez pase ese tiempo, esa multa prescribirá y no te podrán exigir el pago. En caso de que se te haya notificado que tienes una multa, te la podrán reclamar durante cuatro años.
    • Deudas con HaciendaSegún se indica en la Ley General Tributaria, toda deuda con Hacienda prescribe en un plazo de cuatro años. Estos cuatro años coinciden también con el plazo que da Hacienda para revisar la declaración de la renta en caso de posibles errores. ¡Así que recuerda guardar todos los documentos relativos al IRPF durante cuatro años!
  • 5 años.
    • Préstamos personalesLas deudas bancarias prescriben a los cinco años, incluyendo los propios intereses generados de la deuda. Dentro de este tipo de deudas, también se incluye toda aquella deuda generada por las tarjetas de crédito.
    • AlquileresUna deuda por impago del alquiler también caduca a los 5 años.
    • Suministros del hogarLas deudas por el impago de las facturas de luz, gas, agua o cualquier otro suministro del hogar deberán pagarse en un periodo de cinco años.
    • Pensiones de alimentos: Este mismo periodo, de 5 años, corresponde a aquellas deudas por pensiones de alimentos.
    • Seguros: La realidad es que no es difícil darse cuenta de que se tiene una deuda con su compañía aseguradora, ya que existe una serie de plazos para cancelar una póliza antes de que esta se renueve automáticamente. Si únicamente devuelves el recibo del seguro, esto generará una deuda con la aseguradora. Entonces la compañía aseguradora tendrá cinco años para reclamarte el pago de esta. De esta forma, la compañía podría pedir que abones el seguro hasta cinco años después.
  • 20 años.
    • Hipotecas: El plazo de prescripción de una deuda hipotecaria es mucho más largo. Si interrumpes el pago de una hipoteca, la entidad bancaria podrá reclamarla legalmente en un plazo de 20 años.

En EMPIEZADECERO ponemos a disposición de nuestros clientes un amplio equipo de Letrados, Asesores, Consultores, Economistas, Auditores y Especialistas en derecho concursal para analizar jurídica y económicamente este tipo de casuísticas.

¿Qué suelen hacer los acreedores para que no prescriban sus deudas?

Los acreedores saben las opciones que existen para detener la prescripción de las deudas y así poder seguir reclamandolas. Algunas de las acciones más habituales utilizadas son:

  • Hacer el envío de una carta o requerimiento notarial
  • Enviar un burofax con una certificación de contenido reclamando el pago
  • Interponer una demanda judicial

Estas acciones tienen como finalidad evitar que puedas decir —la comunicación no está bien hecha— o —no me fio de la credibilidad de la documentación—

Aunque lo habitual es que la mayoría de los acreedores, eviten, una y otra vez, el hecho de que las deudas prescriben, es cierto, que a la hora de hacer los escritos, recordando, una y otra vez, la  existencia de la  deuda, comenten errores, como no acompañarlos de los documentos que acreditan que existe la deuda o sencillamente hacerlo fuera de plazo.

Cuando los acreedores realizan alguna de estas acciones, el plazo para que la deuda se extinga se «reinicia» y vuelve a empezar desde cero, es decir, el acreedor volverá a tener los cinco años para reclamar la deuda correspondiente.

Contacta con nosotros

Un especialista en la 2ª Oportunidad atenderá personalmente tu caso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn