Los registros de morosidad en la ley de la segunda oportunidad 

Los registros de morosidad en la ley de la segunda oportunidad 

Si estás intentando o pensando acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad (LSO), tienes que saber todos los requisitos que te van a solicitar para que puedas cumplir con el proceso. Como cualquier otra ley, va a tener una serie de pautas que vas a tener que cumplir si lo que quieres es que el procedimiento comience. Por eso, es necesario que siempre cuentes con un equipo profesional que te ayude a realizar este tipo de casos, ya que serán los únicos que te pueden aconsejar de la manera perfecta, según tu situación y lo que quieres conseguir.  

Hoy, queremos hablarte sobre los registros de morosidad en la Ley de la Segunda Oportunidad. Por sí, estás informándote o buscando datos sobre lo que puede pasar. Son muchos los conceptos que vas a tener que aprender y asimilar si te embaucas en el procedimiento de la LSO. Ahora sí te contamos todos los detalles. 

La importancia de la morosidad en la LSO 

Si estás preocupado porque apareces en una lista de morosidad, vamos a aclararte lo que puede ocurrir en el procedimiento de la Ley de la Segunda Oportunidad. Para poder entenderlo de manera clara, vamos a explicar dos fases del proceso fundamentales: 

  1. Fase de acuerdo extrajudicial de pagos: A lo mejor ya conoces este punto en el que consiste en llegar a un acuerdo entre las dos partes implicadas para que termine el proceso cuanto antes y se cumplan con los intereses de cada uno. Por lo que, en este punto, si conseguimos alcanzar un acuerdo con las entidades o los acreedores, deberán sacarnos de los registros de morosidad de manera automática, es decir, sin necesidad de tener que cumplimentar ningún tipo de documento. Ni tendremos que esperar a cumplir el tiempo establecido por ley. 
  2. En la fase de concurso de acreedores y posterior exoneración de deudas, esto pasaría si la primera fase no llega a buen puerto, pues se solicitará el concurso de acreedores en el que no hay obligación de sacarnos de ninguna lista de morosos. Pero eso sí, en el momento que este punto termine y lleguemos al final y al interesado se le perdonen las deudas, será indebido la inclusión de nuestros datos en cualquier tipo de fichero de estas características. 

Por lo que, si no nos sacan en ninguna de estas dos situaciones anteriores de manera automática y como procede, pues estaremos en nuestro derecho de reclamar a los responsables una indemnización por daños y perjuicios, que en muchas ocasiones y dependiendo de lo que haya pasado, pueden ser bastantes altos.  

Por eso, nosotros queremos ofrecerte nuestra ayuda para todo lo que necesites. Llevamos muchos años tratando multitud de casos de la Ley de la Segunda Oportunidad y velando por los intereses de todos nuestros clientes. Solo tienes que ponerte en contacto con nosotros de la manera que prefieras y contarnos tu caso. En ese mismo momento nos pondremos a trabajar contigo. 

Contacta con nosotros

Un especialista en la 2ª Oportunidad atenderá personalmente tu caso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp