¿Puedo declararme insolvente siendo Autónomo?

¿Puedo declararne insolvente siendo Autónomo?

SÍ, es factible, al igual que le puede ocurrir a cualquier empresa o a un particular.

Pero… ¿Qué es declararse insolvente?

Cuando una empresa o persona particular, inicia un proyecto, puede ocurrir que empiece a tener más pérdidas económicas que ganancias, por lo cual no puede asumir los gastos y deudas.

Y en el caso de un autónomo, puede caer en un pozo de deudas, y no poder liquidar o hacer frente a los pagos que debe realizar a sus proveedores, trabajadores, el banco, etc.

Por eso, los autónomos pueden declararse insolvente al igual que cualquier empresa o persona física y de esa manera poder salir delante de manera legal.

Si no se pueden gestionar las deudas contraídas, aunque pueda parecer una derrota, la opción más ventajosa es declararse insolvente. Por supuesto, hay que aportar pruebas que demuestren que uno es realmente insolvente y no una manera de evadir ciertos impagos.

¿Cómo puede proceder?

Hay a su disposición abogados especializados en gestionar las deudas y negociar la manera más factible de realizar los pagos, y con su profesionalidad le ayudarán, comunicándole las opciones que pueda tener a su alcance y solventar todos los problemas de manera satisfactoria para el autónomo y sus acreedores.

Se deben cumplir categóricamente ciertos requisitos para la insolvencia

1-  Que el empresario o autónomo deba dos o más pagos obligatorios, en un tiempo superior a noventa días, a sus acreedores.

2-  Que a causa de esos impagos tenga, en su contra, como mínimo, dos demandas de diferentes acreedores exigiendo sus cobros.

3-  Estas deudas tienen que ser relacionadas o contraídas en el desarrollo de la actividad.

4-  El importe de las deudas tiene que ser mínimo el 10% del pasivo total del deudor.

La ley de Segunda Oportunidad para los autónomos.

Hay una ley en la cual apoyarse, cuando no queda otra opción ni salida, que declararse insolvente.

Esta ley tiene vigencia desde el año 2015, y es más conocida como la ley Concursal. (ley 22/2003).

Para poder hacerlo es necesario aportar una solicitud ante un Centro de conciliación autorizado por el Ministerio de Justicia.

Esta ley facilita negociar la obligación del autónomo en liquidar sus deudas, mediante poder lograr y llegar a un acuerdo con los acreedores o proveedores con los que se han contraído dichas deudas.

Mediante la ley de Segunda Oportunidad se busca reducir o eliminar las deudas. Para su procedimiento, hay que pasar primeramente por una fase extrajudicial y después por una segunda fase judicial. Si no se llega a ningún acuerdo entre el deudor y el acreedor, entonces un juez tomara la decisión de la parte de la deuda a exonerar o su totalidad.

Algunas particularidades de esta ley.

No se puede solicitar si se ha utilizado en los diez años anteriores,

si tenemos antecedentes por condenas por falsedad documental, delitos contra Hacienda o la Seguridad Social.

¿Cuánto puede durar este proceso?

Se estima que desde que se presenta hasta que queda resuelto en el acuerdo extrajudicial puede durar como mucho seis meses.

Contacta con nosotros

Un especialista en la 2ª Oportunidad atenderá personalmente tu caso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp