¿Qué diferencias hay entre la renegociación y la refinanciación?

¿Qué diferencias hay entre la renegociación y la refinanciación?

Si estás leyendo estas líneas, es porque estás valorando las diferentes posibilidades que tienes de renegociar un crédito o hipoteca con tu acreedor. Por eso queremos dejarte claro las diferentes opciones que tienes para conocer cuál es la más adecuada para ti. 

El principal objetivo es obtener un mejor tipo de interés, aunque en algunos casos puede ser reducir la cuota, aunque termines pagando más. Estas son decisiones que toma cada persona al momento de hacerlo, sin embargo, siempre te recomendamos que leas y te asesores bien de lo que puedes hacer dependiendo de tu situación. 

Un buen momento para considerar la refinanciación de la deuda es cuando bajan las tasas de interés. Así, podrás reducir tus cuotas mensuales o reducir el plazo del crédito, manteniendo pagos similares a los del crédito original. Ahora sí, te contamos todo. 

Aspectos a tener en cuenta de la refinanciación 

Lo que tendrás que tener en cuenta antes de refinanciar es lo siguiente: 

  • Nuevos cargos mensuales a pagar. 
  • El plazo de crédito. 
  • Costo total para refinanciar. 
  • Nueva tasa de interés 

En resumen, entonces, la refinanciación tiene que ver con solicitar un nuevo préstamo, ya sea en el mismo banco o en otro, preferiblemente, para saldar la parte que te queda por pagar de un préstamo de consumo. 

Es posible que te ofrezcan una mensualidad más económica que la actual. Ahí tendrás que ver si el crédito es más barato o si la tasa es más alta y aunque pagues menos mensualmente, al final habrás devuelto más dinero que en el crédito original. El nuevo crédito debe ser por el mismo período de tiempo que el anterior o menos. Así evitarás un mayor número de pagos e intereses. Si consideras pagar a plazos por más años, la mensualidad debería ser menor. 

 Aspectos a tener en cuenta de la renegociación 

Renegociar una deuda significa establecer nuevas condiciones de pago para que puedas cumplir con el pago del crédito en términos distintos a los pactados al principio; se trata de acordar nuevamente la forma y condiciones en que se pagará el crédito. 

 Conocer las diferencias te facilitará elegir una opción en caso de que te encuentres en una situación. Para evitar tener que renegociar es importante que antes de solicitar un crédito al consumo hagas todas las cuentas necesarias y que elijas la opción más adecuada para ti, asegurándote de poder pagar las cuotas mensuales. 

Si tu hipoteca o préstamos personal, debe renovarse dentro de los próximos 6 meses, es posible que desees comenzar a pensar en lo que harás cuando finalice el plazo de tu hipoteca. Si bien podrías renovar con tu prestamista actual, es posible que se esté perdiendo ahorros potenciales en intereses hipotecarios. Por lo general, lo mejor para ti es ver qué más hay disponible antes de firmar en la línea de puntos de cualquier compromiso hipotecario. 

Si necesitas ayuda, no olvides consultar con nuestro equipo todo lo que necesites y estudiaremos tu caso. 

Contacta con nosotros

Un especialista en la 2ª Oportunidad atenderá personalmente tu caso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
WhatsApp