Empieza de Cero

¿Qué hacer si no puedo pagar mis deudas? 

¿Qué hacer si no puedo pagar mis deudas? 

¿Qué hacer si no puedo pagar mis deudas? 

Existen épocas a lo largo de nuestra vida que no tenemos una buena situación económica por lo que no podemos hacer frente a ciertos pagos mensuales pactados. Debes saber que todos, en algún momento hemos pasado por ahí por lo que tienes que conocer toda la información posible para saber lo que puedes hacer y lo que no. También es cierto que cuando adquieres una deuda, tienes que hacerlo a sabiendas de lo bueno y de lo malo que tiene firmar ese papel, porque de lo contrario tendrás problemas futuros con los que tendrás que hacer frente. Existen diferentes formas de pagar una deuda cuando no tienes liquidez, por eso mismo vamos a explicarte lo que puedes hacer si estas en una situación un tanto complicada y no puedes pagar tus deudas.  

¿Qué sistemas existen para pagar las deudas? 

Cuando no puedes pagar la cuota mensual de cualquier pago que tengas que hacer, tienes varios sistemas con los que puedes negociar para saldar la cuenta. Las opciones que tienes son: 

  1. Refinanciar las deudas que tienes de nuevo. 
  2. Renegociarlas con el acreedor en cuestión. 
  3. Cancelarlas de alguna de las maneras posibles que sean beneficiosa para las dos partes. 

Te contamos uno a uno los pros y contras para que sepas cuál elegir en tu caso concreto. 

¿Es buena idea refinanciar? 

Refinanciar las deudas significa que tendrás que solicitar otro crédito para poder hacer frente al pago que tienes, pero no tienes dinero en ese momento. Las ventajas son: 

  • Si tu idea es atrasar el pago, podrás conseguir liquidez y sería este el producto financiero que mejor se adapta a ti.  
  • Si lo que quieres conseguir es abaratar el crédito también será este tu fin, porque puedes ahorrar con los intereses.  

¿Y si renegocio las deudas que tengo? 

Mucha gente no sabe que puede volver a negociar las deudas que tiene lo que pasa que tendrás que adaptarte a las nuevas condiciones de ese momento. Los pros de la renegociación son: 

  • Estableces nuevas condiciones de pago, de tiempo y de intereses según tu solvencia actual. 
  • Podrás pactar quitas con lo que harás que disminuya el total de la deuda. 
  • Puedes conseguir que los intereses bajen por lo que también ahorrarás en esta parte. 

¿Pero y si lo que quiero es cancelarlas? 

En este punto es cuando entra la Ley de la Segunda Oportunidad (LSO), puesto que será el momento en el que vas a tener que hacer uso de ella para solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho. Lo bueno de la LSO es: 

  • Puedes conseguir que te cancelen las deudas y no tendrás que pagarlas. 
  • Estudiarán tu caso y podrás pactar, en el caso de que no te las cancelen, una nueva cuantía y forma de pago. 

Es importante que conozcas todos los elementos y sus claves para dar el paso que necesitas en tu situación. Asesórate y consigue liberarte con alguno de estos productos financieros a tu disposición.  

Contacta con nosotros

Un especialista en la 2ª Oportunidad atenderá personalmente tu caso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta noticia
Facebook
Twitter
LinkedIn